El factor desencadenante de las revueltas fue el dinero debido a la inmensa riqueza que fluyó hacia Roma después de sus conquistas. El ciudadano romano nunca había estado oprimido por impuestos directos, pero a partir del 165 qued&oac