La defensa de Roma y de Italia permaneció durante muchos años con la estructura creada por Augusto. Roma contaba con siete cohortes, con un contingente de 480 hombres por cohorte, además de sus mandos, concodios con el nombre de guard