La Iglesia en la Europa del siglo XVIII era de hecho un oficio rentable y las divisiones internas eran sociales, económicas y psicológicas. Dejando a un lado el ejmplo de España y de Italia, los cargos de obispos y los cabildos catedr