El primer acoso de fieras que tenemos noticia fue el que presentó en Roma, M. Fulvio, el vencedor de Etolia, en el año 568, unos ochenta años antes de que se introdujesen en la capital los torneos de gladiadores. Desde entonces, este