Había profesiones, algunas muy lucrativas, que eran consideradas por los romanos como profesiones más o menos indecorosas. Este era el caso de aquellas personas que se enriquecían organizando entierros, arrendando panaderías y